El colmo de la ridiculez

ANDRÉS MUÑOZ, “EL MARUSA”
POZOBLANCO


Tiempos atrás hacía pequeños comentarios sobre algunas cosas del Reglamento (súper anticuado) del Deporte Rey: el Futbol.

Los titulaba “El Reglamento del Loco”, donde exponía varias discrepancias con algunas de las decisiones reglamentadas.

Como esto era predicar por el desierto, lo aparqué por algún tiempo, pero después de lo visto en el partido del Real Madrid - París Saint Germain, no me resisto más, si no lo cuento, reviento.

Habiendo visto días atrás los grandes partidos de Rugby del Campeonato del Mundo por Naciones, me maravilla ver tanta agresividad pero con toda la deportividad del mundo, por parte de todos sus componentes. Vamos! que le rompen a uno “la femoral”, le ponen un torniquete y sigue jugando!

Y digo yo, como “coño” le hacen una brecha a Isco y, después de ser atendido, lo tienen varios minutos en la banda cambiándose de ropa porque le ven unas manchitas de sangre???

Por favor, que estamos en el siglo XXI, que no se puede consentir, una y mil veces, la moderna falta que el 99% de los jugadores comenten: al saltar sienten el aire de una avispa y se tiran al suelo como si les hubiese picado un panal; claro, que el ingenuo Árbitro sí que pica...

Y si metemos un gol con la mano, que puede valer un campeonato del mundo, con los adelantos tan rápidos que hoy existen para anularlo, por el contrario decimos: “la mano de Dios” o “el más listo de la clase”; cuando lo suyo, bajo mi punto de vista, es sancionar su mal comportamiento deportivo.

Y más, y más...

Por favor, a ver si no estoy tan loco.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada