Soñando a todo color

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


Una de mis películas favoritas de la infancia era El Mago de Oz. Era fascinante ver como una casa podía volar por encima de un tornado y aterrizar sin sufrir destrozo alguno, o como un bello campo de amapolas podía ser una peligrosa trampa o como una bruja podía deshacerse gracias a un simple cubo de agua.

La película tenía infinidad de escenas impactantes, pero la que más me maravillaba sin lugar a dudas era el momento en que Dorita aterrizaba en Oz y salía de su casa para adentrarse en ese mágico mundo desconocido para ella. Lo hacía dejando atrás un triste blanco y negro, cambiándolo por una amplísima gama de colores intensos. La escena es única en la Historia cinematográfica. La técnica del tecnicolor estaba recién estrenada en los cines y El Mago de Oz fue una de las pioneras en usarla. Los espectadores asistieron boquiabiertos a la transformación de los grises en colores, algo a lo que sus retinas no estaban acostumbradas.

Este impacto visual caló tan hondo que incluso cambió la manera en que recordamos nuestros sueños. Hoy en día todos tenemos claro que soñamos en color, pero no siempre fue así. Los científicos han averiguado que al describir los sueños tendemos a equipararlos con el tipo de representación gráfica que predomina en nuestra sociedad. Es decir que si las fotografías, películas, cuadros o similar eran en blanco y negro, nuestros sueños también lo eran. Eso dicen las encuestas sobre el color de los sueños que hacían los científicos desde 1915.

Así que cuando, a finales de los años 30, un arco iris de color llegó a las pantallas de cine y fotografías de todo el mundo, también cambió el modo de soñar de las personas. Mucho más durante los 60, cuando las televisiones se unieron a la revolución del color. A partir de entonces, los estudios científicos hechos sobre los sueños concluían que más del 80% de la personas recordaban sus sueños en tecnicolor.

Me gusta pensar que Dorita y su perro Totó junto al espantapájaros, el hombre de hojalata y el león fueron los que iniciaron este enorme cambio que se trasladó de las pantallas de cine a los cerebros de todo el mundo. Porque dar rienda suelta a nuestros sueños a todo color es mucho más divertido y gratificante que hacerlo en una aburrida escala de grises.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada