Mentirijillas

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ 
(Periodista)


Todo el mundo miente. Existen las mentiras con maldad y existen las llamadas mentiras piadosas. Aunque en realidad lo de piadosas lo dice la gente para sentirse mejor consigo mismo y seguir mintiendo tan tranquilo.

Las mentiras más usuales son las que se dicen sin darse cuenta. Por ejemplo: “Claro que no cariño, no estás gorda” o el clásico “no me pasa nada, estoy bien” cuando por dentro estás a punto de comer asesinato múltiple con alevosía.

La agencia de publicidad The Works ha elaborado una lista de mentiras de mujeres a hombres y viceversa y ambos sexos coinciden en estas mentiras:
– “Estoy llegando” (por supuesto).
– “No era tan caro”.
– “No bebí tanto”.
– “No lo sabía”.
– “Lo siento, no me di cuenta de tu llamada”.
– “Me quedé sin batería”.

En general, estas mentiras suelen decirse para no comenzar una discusión que desemboque en la tercera guerra mundial por lo que podrían catalogarse como “mentiras para el Bien Universal”.

Pero la cosa no queda aquí, las mentiras continúan en las redes sociales. Aquí la gente tiene una personalidad diferente. Todo es maravilloso. Sus amigos son los mejores del mundo, la comida que comen es genial, salen guapísimos en todas la fotos, su lugar de vacaciones es poco menos que el paraíso en la tierra y están las veinticuatro horas del día divinos y divinas de la muerte, preparados siempre para un selfie improvisado.

Sí, todo esto también son mentiras. Mentiras, según la agencia The Works, para sentirse mejor consigo mismos.

Y después de todo… ¿Para qué mentir? ¿Por qué fingir? Sé tú mismo. Es mucho más fácil.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada