Feria de Pozoblanco en el CAMF

DIEGO GÓMEZ PALACIOS

El pasado día 23 estuve en Pozoblanco y pasé por el CAMF, al que voy dos o tres veces al año para saludar a algunos amigos residentes, principalmente a mis apadrinados, Mª Carmen y Amancio (La Canija y el Pio Pio, les llamo yo), enredosa ella a más no poder. Y algunos otros que me reconocen pero yo, difícilmente a ellos; ya Ben Ali se fue a mejor sitio y el literato de Bujalance, entre otros, mucho antes.

También estuve con buena parte del personal, Domi, Cecilio, Vidal, (el cantaor/ cocinero) y Antonio Carlos, lugarteniente de Juana Mari, que también canta y toca. Incluso saludé a Miguel Calero, por muchos supuesto “enfánt terrible“, pero que nos tenemos respeto recíproco.

Me presentaron a dos profesionales del Equipo de Dirección, preciosas profesionales que yo no tuve. (Que suerte tiene Juan, mi actual colega) … /…

Pero lo importante fue que no pensé que estábamos en vísperas de feria y caí en la cuenta cuando me sorprendió la “movida” que se formaba, en la que estaba implicada buena parte de la plantilla, capitaneada por “Súper Trini” para montar la mejor caseta de feria fuera del ferial.

Añoré los viejos tiempos, desde el lejano junio/86 en que echamos a andar, cuando mi gente organizaba todos lo eventos habidos y por haber, en Carnaval, Feria, Navidad, Reyes, etc. habitualmente “arreados” por Trini, Juana Mari y Rosa Quintana, con sus “unidades de asalto”.

Entonces yo animaba a los paisanos a que acudieran al CAMF, no para ver a los residentes, sino a estar con ellos.

Ahora, casi treinta años después, con menos energía por mi edad y situación, pero más corazón, si cabe, les pido lo mismo: Vayan a estar con ellos, dentro y fuera del CAMF.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada