Los encierros de El Viso terminaron sin percances destacables


Carreras espectaculares, alguna que otra voltereta y ambiente excepcional desde el sábado y hasta el pasado miércoles en los encierros taurinos en El Viso, que han reunido a miles de personas en los 600 metros del recorrido desde toriles a la plaza de toros, pasando por las calles Riscalejos y Ramón y Cajal. A las 12.00 horas en punto se lanzaban los tres cohetes que anunciaban que se soltaban las cinco primeras vacas. Una vez abiertos los portones, los viseños más valientes, encomendados a la patrona Santa Ana, las recibían y comenzaban las carreras en la cuesta arriba de la calle, con muchos visitantes de Córdoba y otras provincias. Tras una hora exacta, se recogían las reses haciendo el mismo recorrido de vuelta a toriles y los cohetes anunciaban que salían otras cinco más. La manada se dispersó pronto y las vacas han propiciado estos días grandes carreras y algún que otro revolcón o pisotón sin mayores consecuencias.


El alcalde, Juan Díaz, permanecía pendiente, junto a la Guardia Civil y Policía Local, del correcto vallado de las calles y explicaba que la seguridad y el cumplimiento de la normativa “son la máxima prioridad”, junto con el bienestar animal, con controles veterinarios antes y después del encierro.

Dos ambulancias se repartían por el recorrido y otra más permanecía en el centro médico con cirujano y anestesista. José Antonio Toril, jefe de Protección Civil, coordinaba a 18 personas pendientes de “si es necesario, realizar una evacuación”.


La fiesta, de interés turístico de Andalucía, tuvo más protagonistas, como José, hijo de padres viseños que emigraron en los 60 a Bélgica y que viaja desde aquel país para vivir “todo lo intenso que se puede los encierros”; o Santiago, que abría estos días la casa cerrada de sus abuelos, en la calle Ramón y Cajal, “para recibir a amigos de distintos lugares de España”, como los llegados de Barbate que han traído “atún, pulpo, sardinas y boquerones pescados el día anterior”.

En la calle, Felipe, que tiene 19 años y pertenece a la escuela de recortadores de Pozoblanco, realiza unos saltos sobre las vacas que impresionan.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada