Los alemanes en Pozoblanco

MANUEL CABALLERO GÓMEZ

Por el año 1954 al 1960 vinieron a Pozoblanco un buen número de alemanes para explotar las minas de bismuto existentes en esta zona. Como eran las minas “La Lolita”, “Luisito”, “La Perdiz”, “La Espuela”, en Villanueva de Córdoba, etc.

Para explotar dichas minas había distintas profesiones entre alemanes y españoles, como eran ingenieros, facultativos de minas, topógrafos y otro diverso personal cualificado y entendido en minas y minerales.

La razón social de este grupo de empresas era “Concesiones Minera y Metalúrgica del Sur”.

Dichas empresas estaban regentadas por un Consejo de Administración con residencia en Madrid.

El mencionado Consejo de Administración estaba presidido por el Teniente General D. Gerardo Caballero Olavezar. Éste designado por Franco para administrar el capital que las dos naciones tenían pendientes de la II Guerra Mundial.

Dicho Teniente General designó en Pozoblanco a D. Amador Martín, Brigada de la Guardia Civil. Y era este Brigada el que controlaba toda la parte administrativa, que en la empresa estaba enclavada en Pozoblanco. Como nóminas, seguros sociales, etc.

Las oficinas estaban enclavadas en la calle Ancha y otras en La Dehesa Boyal. En dicha dehesa estaba la fundición de bismuto para que el mineral extraído de las distintas minas fuera fundido y hecho lingotes para envasarlo en cajas de madera y exportarlo al extranjero. También en la misma dehesa había un lavadero para refinar el mineral. En aquel tiempo el bismuto se utilizaba para hacer medicinas.

En las oficinas situadas en la Dehesa Boyal había también administrativos cuya función era la de llevar los controles de las compras de herramientas, maquinaria y repuestos de las mismas.

El laboratorio estaba dirigido por químicos alemanes, los cuales se alojaban en distintas casas alquiladas por la empresa.

Al avanzar la ciencia en medicina, ésta suplió al bismuto y el capital antes mencionado fue disminuyendo hasta agotarlo y desaparecer con él las empresas.

En dichas empresas había aproximadamente unos 200 trabajadores entre Consejo de Administración, directores, ingenieros, facultativos y administrativos. Las minas a las que nos hemos referido al principio se encuentran hoy día abandonadas.

La foto corresponde a las cajas de envase para transportar los lingotes de bismuto a su destino.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada