Intensa mente

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)

Buscando inspiración para mi siguiente artículo, decidí pasar la tarde en el cine con buena compañía para intentar que mi cerebro se despertara. Y vaya si lo hizo, porque la película Inside Out (Del revés en español) es un golpe directo a nuestras mentes que nos hace ser conscientes de la maravillosa herramienta con la que nace todo ser humano: el cerebro.

El órgano más importante, con permiso del corazón, es un torbellino constante de pensamientos, ideas, recuerdos y sentimientos. La película es una lección magistral de psicología de hora y media en la que se aprende desde el funcionamiento de la memoria a largo y corto plazo, pasando por la rapidez con que actúa el sistema nervioso hasta llegar a los rincones más ocultos del subconsciente.

Y es que todo está en nuestra mente. Podemos pasar de la alegría a la tristeza en cuestión de segundos, podemos recordar aquellos momentos de la niñez jugando en el parque con los amigos o ese abrazo de consuelo que te daba tu madre cuando llorabas.

Nuestro cerebro tiene el poder de cambiar un pensamiento negativo en uno positivo, sólo es cuestión de que nos demos cuenta de que tenemos esa capacidad. A todos nos pasan cosas malas casi todos los días, todos nos sentimos perdidos en algún momento o creemos que nuestros problemas no tienen solución. A veces son otras personas las que nos hacen sentir inferiores o intentan hundirnos. Pero podemos superar todo si tenemos confianza en nosotros mismos. Nada ni nadie puede entristecerte si tienes las ideas claras en tu cerebro: vales mucho, se positivo, tú puedes.

Pensamientos que en muchas ocasiones son difíciles que viajen hasta nuestra mente porque nuestro cerebro ya está ocupado con otras cosas: inseguridades, miedos, malos recuerdos… Deséchalos, apártalos. Igual que vienen se van. Llena tu mente de ideas positivas.

El cerebro es el arma más poderosa del ser humano. Algunos lo utilizan para fines malvados, otros para buscar una cura contra el cáncer. Unos lo usan para humillar y amargar al que tienen al lado, otros para ignorar a este tipo de gente. Algunas personas usan su cerebro para organizar un atentado terrorista, otras para averiguar la forma de obtener fondos con que ayudar a los niños con más necesidades de su pueblo. Unos lo llenan con ideas oscuras y tristes y otros lo entrenan para encontrar el lado bueno de las cosas.

El cerebro es un regalo maravilloso. No lo desperdicies, utilízalo bien.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada