El lunes se pone en marcha el Voluntariado de Verano en el CAMF

ANTONIO MANUEL CABALLERO 
POZOBLANCO

El centro inicia una captación de voluntarios para poder llevarla a cabo

Este año los residentes del Centro de Atención a Personas con Discapacidad Física de Pozoblanco (CAMF) habían visto como se habían quedado sin la presencia de los voluntarios del campo de trabajo Concepcionista como había venido ocurriendo los últimos 24 años de tal manera que se habían quedado sin esa semana especial de actividades. Pero desde el centro y gracias al equipo de voluntarios que coordinan Raquel Castro y Marián Sánchez se decidió poner remedio a ese vacío y organizar esas actividades especiales con los voluntarios con los que ya cuenta el centro y dicho y hecho. Desde el lunes 10 y hasta el domingo 16 de agosto se llevará a cabo una semana especial en la que desde el CAMF se pretende también aprovechar para captar nuevos voluntarios para acompañar en las salidas a los residentes.

El lunes 10 a las 11.30 horas tendrá lugar la bienvenida al grupo de voluntarios y la presentación del programa. A las 18.00 horas habrá juegos en el salón de actos y desde las 21.30 horas se acudirá a la terraza del Bar Ruedo.

El martes 11 a las 11.30 horas se visitará a los residentes encamados “porque un rato de charla con ellos les alegra el día” y a las 18.00 horas se celebrará un taller de peluquería y maquillaje en la sala de juegos, mientras que a las 21.00 horas se llevará a cabo la fiesta del verano con la cena en el jardín.

El miércoles 12 a las 11.30 horas se acudirá a la piscina y a las 21.45 horas el grupo de teatro Don Lorenzo Santacruz pondrá en escena la obra La vida es un sainete y cada uno cuida dónde se mete, en el patio central.

El jueves 13 a las 11.30 horas habrá una visita a Covap y se estará con los encamados. Ya a las 18.00 horas se realizará un ensayo musical y por la noche, a las 21.30 horas, se visitará el bar Ruedo y su terraza.

El viernes 14 a las 11.30 horas se disfrutará de la piscina y a las 21.30 horas de unas actividades deportivas.

El sábado 15 a las 11.30 horas se realizará una salida para desayunar churros y a las 18.00 horas se realizará una eucaristía amenizada por los voluntarios, para completar la jornada con la asistencia a un concierto en La Salchi.

Finalmente, el domingo 16 a las 11.30 horas habrá una actuación y a las 13.30 horas una comida compartida.



UNA EXPERIENCIA ÚNICA 

Todas las actividades mencionadas se llevan a cabo gracias a la existencia de voluntarios que lleven a los residentes a cada uno de los lugares previstos por eso desde el equipo de voluntariado se anima a todas las personas que dispongan de tiempo libre o lo busquen se conviertan en voluntarios en principio para esta próxima semana pero también si lo deciden podrán quedarse para tomar parte en el equipo de voluntariado que permanece durante todo el año.

Las personas que decidan dar el paso sólo tienen que comunicarlo en el propio CAMF, en carretera de Circunvalación, 21 o bien llamando al teléfono 957 77 15 61 y comunicar el nombre, un teléfono de contacto y una dirección de correo electrónico.

Raquel Castro y Marián Sánchez han hecho una llamada a los coordinadores y animadores del Oratorio Salesiano, una vez que ha terminado esta actividad para se involucren en el voluntariado del CAMF.

Juan Capitán (26 años) y Francisco José Ruiz (19 años) son dos de los voluntarios que de manera fija integran una veintena de personas. Ellos relatan cómo les cambia el rostro a los residentes y cómo la alegría impera en ellos cuando aparecen los voluntarios.

Francisco José Ruiz explica que su función es empujar las sillas de ruedas que no son eléctricas, darles de beber y estar con ellos en general y Juan Capitán matiza que su tarea como voluntarios se realiza siguiendo siempre las pautas de los responsables del centro en el ámbito del voluntariado.

Francisco José Ruiz resalta que la semana pasada escribió en facebook que ser voluntario en el CAMF es una experiencia única y que obtener la sonrisa de un residente es algo que no tiene precio. En la misma línea subraya la gratitud que muestran los residentes y cómo uno se contagia de su felicidad.

Por ejemplo, hace unos días salieron al paseo Marcos Redondo a tomar un helado y también a La Salchi para disfrutar del FolkPozoblanco.

En nombre de todos los residentes, Sole García y Mari Carmen Lepe constatan lo importante que es para ellas poder tener autonomía y moverse por Pozoblanco gracias a los voluntarios.

Si te animas, tú lector de La Comarca también puedes dar el paso. Juan y Francisco José insisten en que ser voluntario es una experiencia única y enriquecedora no de dinero sino de satisfacción personal por poder ayudar a los demás.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada