Cosas

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)

La expresión “tengo cosas que hacer” puede ser una de las que más se repitan en el mundo entero. Y cuando no es esa frase son variantes tipo: “no tengo tiempo”, “a ver si encuentro un hueco”, “estoy muy liado”…. Y es que las “cosas” nos quitan mucho tiempo de todo.

Este tipo de expresiones vienen a significar: “no eres prioritario para mí” o “sólo mis tareas son importantes”. Es decir, que cuando a esa persona le venga bien y le dé la gana, quedará contigo, y si no…Pues no.

Por supuesto, todos tenemos días ocupados y cuando no se puede encontrar tiempo para otros, no se puede. Sin embargo, deberíamos pararnos un momento a pensar si también ponemos nuestras “cosas” por delante de nuestra abuela o nuestro padre, por ejemplo. No tener tiempo para tomarnos un café con ellos supone demasiado cuando quizá no les queden muchos por tomar.

Pasar rato con los hijos, con la familia o con los amigos deberían ser tareas incluidas en la lista de “cosas” que hacer a diario. Es decir que cuando digamos “tengo que hacer cosas”, signifique que hemos quedado con nuestro abuelo para ir a visitarlo o para dar un paseo con él.

Corremos el peligro de entrar en un bucle de “cosas” que nos impiden disfrutar de lo realmente importante: de las personas. De nuestras personas. Porque, ¿qué cosa es más importante que una persona?


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada