Adolescentes con el arroz pasado

EMILIO GÓMEZ
(Periodista)

Todas las cosas en la vida tienen su tiempo. También el amor. Me refiero a ese que se siente cuando eres un adolescente. Cuando se piensa que no existe un ser en el mundo tan maravilloso que el que deseas. Que nunca podrás amar a nadie de ese modo. Es el enamoramiento flecha que nubla la vista y hace perder el aliento. Ese que si no es correspondido abrasa, duele y en definitiva te hace un agujero en el alma. Ese que come el corazón como si fuera un día de tormenta. En ese tiempo uno no entiende que el amor no está en el otro sino en uno mismo. El valor no está en que si te quieren o no, sino en lo que tu quieres y sientes. A esa edad, eso no se entiende.

Luego pasan los años y vienen los desencantos, se apagan las pasiones y los lunares ya no son lunares sino grandes verrugas. Leía el otro día un artículo que decía que muchas parejas se rompen a los 40. ¡Esto cada vez dura menos! Antes la gente se enamoraba con 16, 17 ó 18 años. Se casaba con ‘veintialgo’ y así han durado toda la vida. Ahora la cosa no es tan sencilla. La gente ya no se casa con ‘veintipocos’ sino con ‘treinta y muchos’ y se cansa antes. Tanto pensárselo para que luego todo se vaya en un santiamén.

El amor que se desarrolla en su época- la adolescencia- cuaja más que el que el amor que aparece en la madurez pues no tienen ya esos corazones que se disparan. No sé quién dijo que el amor es un engaño. En estos tiempos más. Mucha gente se engaña a sí mismo. Hombres y mujeres con ganas de sentirse deseados y deseadas y de experimentar la libertad de una segunda adolescencia a los 40 años. El resultado es ver a estos hombres y mujeres vestidos de adolescentes. Mujeres con minifaldas y hombres con barriga que se repeinan el poco pelo que les queda como si tuvieran flequillo. Adolescentes con el arroz pasado. Pese a ello, buscan volver a empezar. Iniciar una nueva aventura puede ser algo apasionante. Lo peor es que muchos inician esa nueva aventura sin saber que ya no tienen 20 años. Hay otras formas de amar o buscar el amor deseado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada