José María González tomó posesión como párroco de Santa Catalina

ANTONIO MANUEL CABALLERO 
POZOBLANCO

No es frecuente ver la parroquia de Santa Catalina llena a rebosar. Pues eso fue lo que ocurrió el pasado domingo 12 de julio en la eucaristía de toma de posesión de José María González Ruiz como nuevo párroco de Santa Catalina de Alejandría de Pozoblanco. La ocasión merecía la pena. No siempre se puede presenciar un acto de estas características.

Momento en el que el nuevo párroco firma la toma de posesión ante el vicario.

Pocas horas antes había dejado de ser párroco de San Juan Bautista y de San Isidro Labrador de Hinojosa del Duque y el cariño de los que dejan de ser sus fieles parroquianos se dejaba notar. Dos autobuses se fletaron en Hinojosa, más quienes acudieron con su coche particular, para acompañar a Don José María en su toma de posesión. Visiblemente emocionados, los hinojoseños le mostraron al final de la eucaristía numerosas muestras de cariño. Hasta los monaguillos de su anterior parroquia le acompañaron.

También habían acudido personas de Dos Torres, entre ellas miembros de su familia ya que el nuevo párroco es originario de esta localidad.

El caso es que no quedó ni un asiento libre en las bancas y muchas personas se tuvieron que quedar de pie una vez que se terminaron las sillas que se fueron sacando de la Sacristía.

La misa fue presidida por el vicario de la Sierra, Jesús María Perea, que estuvo flanqueado por el nuevo párroco a su derecha y Pedro Fernández Olmo, como párroco cesante a su izquierda.

Durante la misma hubo momentos destacados como cuando mostraba públicamente su fidelidad a la Iglesia, al Obispo o al mensaje de Cristo, aunque sin duda, por su simbolismo, los instantes más importantes fueron cuando, acompañado por el vicario, tomó posesión de la pila bautismal, del confesionario o de las llaves de los Sagrarios.

Todo ello acompañado por los cánticos de la coral parroquial hinojoseña que puso música y, por cierto, muy bien, a esta ceremonia a la que acudieron numerosos sacerdotes de Pozoblanco y de distintos lugares de Los Pedroches, entre ellos el nuevo párroco de Hinojosa, Patricio Ruiz Barbancho.

En su intervención ante la feligresía de Santa Catalina, José María González, señaló que viene a prestar servicio y que está a total disposición de sus ya nuevos parroquianos. Además, tuvo un recuerdo hacia los tres beatos de Pozoblanco y subrayó el cariño que sabe que se le tiene a la Virgen de Luna, además de citar a San Gregorio.

Al término de la eucaristía, que se prolongó por espacio de hora y cuarto, la parroquia ofreció un aperitivo en la Sacristía y precisamente en el despacho del párroco, Don José María González Ruiz, firmaba los documentos legales de designación por los que pasaba a convertirse oficialmente en el nuevo párroco de Santa Catalina, momento que ocurrió pasadas las 22.30 horas.

Distintos asistentes reiteraron su gratitud a Pedro Fernández por sus 23 años de servicio a la parroquia y a Pozoblanco. n

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada