José Antonio Madueño: “Espero que el circo se aleje de la política de Pozoblanco”

EMILIO GÓMEZ 
POZOBLANCO

Juan José Madueño –J.J. Madueño– estudió Periodismo en Málaga. Ha trabajado enmedios locales, provinciales y en ABC. Lleva una década dando tumbos como él dice.Es periodista y, tras dedicarse a otras actividades como la política, la presidencia del F.S. Villaralto o ser patrono de la Fundación Virgen de Buensuceso, se reafirma en que sólo es periodista y que lo demás no tiene nada que ver con su forma de vivir. Se va en busca de nuevos retos y nos contesta con sinceridad y sin pelos en la legua. “Gracias por acompañarme en este viaje”, es como se despide de todos los que conoció en estos cinco años dedicados al periodismo en la comarca. 

José Antonio Madueño, periodista.

- ¿Por qué te marchas de Los Pedroches? 
Me marcho por trabajo. Tengo nuevos proyectos en Málaga y aunque voy a seguir ligado a ABC se presenta un nuevo reto por delante. Un nuevo territorio, con todo lo que eso representa. Empezar de cero en una ciudad maravillosa y en la Costa de Sol, donde he pasado los mejores años de mi vida. Seré un romántico, pero me ha tirado mucho la tierra. Pasé allí gran parte de mi vida, soy medio malagueño y es una oportunidad para volver a una tierra que es tan mía como Los Pedroches y que es parte fundamental de mi historia personal. Además tengo un doctorado por delante en la Universidad de Málaga que me empuja a instalarme cerca de allí. Se une un poco todo. La universidad, mi cariño a aquella tierra y el poder seguir conociendo nuevas realidades informativas con ABC, que es un medio al que tengo un cariño especial.

- ¿Algún político descansará con su marcha? 
Si no han descansado hasta ahora es su problema. Sólo me he dedicado a hacer mi trabajo, si alguno ahora siente alivio porque un periodista se marche denota dos cosas que no quiero ni imaginar. Por un lado que el político no ha sido bueno para el ciudadano y por eso ahora siente alivio cuando se va alguien que ha denunciado sus acciones. Por otro lado que hay medios que se dedican a reír las gracias y a ser voceros. Sé que algunos como Hoyaldía.com van a seguir siendo la conciencia de la comarca. Pero no creo que nadie se sienta aliviado, pero si hay alguno que sí es su problema. Me voy con la mochila llena de amigos y agradecido a todo aquel que me ha permitido hacer mi trabajo.

- ¿Pozoblanco ha dado muchos titulares? 
Sí, desafortunadamente. Pozoblanco ha dado vergüenza más que titulares. La situación política de Pozoblanco ha sido bochornosa. Algunos nos han culpado a los medios, pero no se han percatado de que la culpa era de aquellos que se sentaban en el salón de plenos y de sus palmeros. Espero que esto pase a mejor vida. Que el circo se aleje de la política de esta localidad de una vez por todas. Tengo muchas esperanzas en Rosario Rossi. La he conocido hace poco y me parece una chica fantástica. No es una política al uso, de hecho no es una política. Eso me gusta. Esperemos que cuando lea desde la distancia la actualidad de aquí no tenga que leer sobre circos. Deseo que el pasado esté presente para que no vuelva a producirse nada similar. Los vecinos se merecen otro tipo de gestores. Emiliano Pozuelo y Santiago Cabello deben tener esto muy presente.

- A nivel general, ¿cómo es el periodismo que hay en nuestra zona? 
Diferente. Pesan demasiado las relaciones personales. Los chantajes de ciertos agentes. Cada uno en su plaza tiene como su califato y quiere marcar las reglas del juego. Ha habido quien ha pedido a un profesional que le pidiera permiso para publicar una foto. Cuando rompes con eso eres el malo de la película. Los cuatro inútiles que no saben de qué va esto te ponen verde y comienzan campañas en tu contra sacando barbaridades. No se entiende que no tengas nada en contra de nadie, que sólo informas. Todo se lleva al terreno personal. Personalmente eso me da igual, pero hay compañeros que lo pasan mal. Hay muchos que deberían tener mas tiento a la hora de descolgar el teléfono y saber que el periodista no tiene la culpa de sus errores. Hay muchos expertos en periodismo de barra de bar que dan lecciones sin saber de lo que hablan y muchos medios autoproclamados que no dejan de ser farfolla por muchos seguidores que tengan. Fuera de eso el ejercicio es el mismo en todas las partes. Cuando recibes una noticia hay que contrastar y luego informar si cumple los criterios de noticiabilidad.

- ¿Cuál es el veneno que tiene el periodismo que una vez que entras no eres capaz de dejarlo? 
No lo sé. Soy un drogadicto de esto. Es una necesidad. Estar siempre alerta. El placer verdadero viene cuando salta algo gordo de verdad. Se produce un chute de adrenalina. Llamas, preguntas, e incluso te vuelves inmoral. Rebuscas y sacas los datos. A veces te sientes mal después, pero es ficción porque sabes que volverá a pasar. Es la droga más dura que conozco y no existe forma de desintoxicarte. Es una forma de vida y no tenemos remedio. Nuestras familias tienen el cielo ganado por aguantarnos. Es algo que sólo puedes hacer si es lo más importante de tu vida, si no hay nada por delante. Encontrar alguien que comprenda y aguante esto es complicado.

- ¿Le recriminó alguien una noticia que escribió? 
Sí, pero en el 99 por ciento de las veces tenía más que ver con reconocer sus errores que lo que decía la noticia. Hubo un patinazo que me tuvo jodido unos días. Reconocí el error y no me fié mas de la fuente, ni de quien me confirmó la noticia. Siempre que me llegaba algo de ellos buscaba hasta cuatro versiones. Me sentí mal bastante tiempo. Fue con una información de un colector. Creo que nunca pediré suficiente perdón. Aun cuando lo recuerdo me siento mal. Me sirvió para hacer más severos mis controles a la información y para no relajarme. Me hizo mejor periodista a la larga. Fuera de ahí ha habido mucho de lo explicado antes. Mucho experto que no sabe ni donde anda.

- ¿El periodismo que se hace en los pueblos en más complicado que el que se hace en las grandes ciudades? 
Es el mismo. Es lo de antes. Recibes la información, contrastas bien y lo das. No se hace una silla de una forma diferente en una ciudad o en un pueblo. La información tampoco. Lo que cambia es la cercanía y que muchos no están acostumbrados a que le saquen los trapos sucios, aunque esto a nadie le gusta. Las presiones que recibes se suelen difuminar más entre más grande es el lugar donde trabajas. Pero la presión es inherente a este trabajo, el profesional de saber no sucumbir.

- ¿Esta es una profesión donde todos van juntos o cada uno por su lado? 
He tenido la suerte de tener buenos compañeros de viaje. En ABC se ha respetado mi trabajo y guardo amigos a los que voy a seguir desde allá donde esté. Entre los compañeros de la comarca he encontrado a Rafa Sánchez que ha sido a veces un hermano mayor. Me enseñó muchas cosas y más no pudo porque soy un poco cabezón y no le hice caso. Julia López ha sido mi otra gran compañera. Me ayudó, nos compenetramos, nos divertimos y me hizo la vida más alegre. A estos dos los voy a echar mucho de menos. Son dos grandísimos amigos que me voy a llevar para siempre. Luego hemos tenido un grupito apañado que se quedó patente en aquella foto de la Feria Agroganadera. Los hay que van por su lado y se equivocan. En este trabajo no es mejor estar solo.

-¿Qué rueda de prensa le sorprendió más? 
No sé. Pozoblanco nos ha enseñado que tenemos que estar preparados para todo. Lo mismo tienes una rueda de prensa para una chorrada de un panfleto que para una ruptura de gobierno. Aquí vamos ya curados de espantos. La mejor sin duda son las que no se dan, las informaciones que sacas indagando en los despachos o tirando de la lengua.

-Suerte en su nueva aventura. 
Muchas gracias.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada