Ha comenzado la cita ineludible del verano, el Oratorio Salesiano

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


Durante varios días de la última semana de clases, los coordinadores del Oratorio visitaron distintos centros docentes de la localidad, tal y como lo hicieron otros años anunciando la llegada de la 36ª edición del Oratorio Salesiano, un trabajo agotador pero gratificante, según contaron algunos coordinadores de la categoría infantil que vivieron en primera persona este avance del Oratorio con niños y niñas de los distintos colegios de Pozoblanco.

También se “empapeló” Pozoblanco con los carteles anunciadores del XXXVI Oratorio Don Bosco.


Los horarios del Oratorio son los siguientes. El Infantil, desde 3º de Educación Infantil hasta 1º de la ESO, de 19.00 a 21.00 horas.

El Cadete, de 13 a 16 años, a partir de las 21.00 horas, mientras que el Juvenil, para deportistas de todas las edades y para más actividades programadas, comienza cada noche a las 22.00 horas.



Ha comenzado la cita inenudible del verano 
Fue el pasado martes cuando, mediante la tradicional cabalgata que recorrió distintas calles del centro de la ciudad, se dio por iniciado el Oratorio infantil. Ese mismo día se conformaron los grupos por niveles o colosos, una vez finalizada la cabalgata. Este año la duración será de 5 semanas, una más que en otras ediciones. Finalizará el sábado 1 de agosto con la también tradicional feria de clausura en los patios del colegio y con la popular tómbola de regalos. Más de 200 animadores y centenares de niños ya disfrutan cada tarde de la experiencia oratoriana.


El Oratorio 2015 coincide con el Bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco, y con el 75º aniversario de la Asociación de Antiguos Alumnos de Don Bosco de Pozoblanco. Es por ello por lo que el lema del XXXVI Oratorio Salesiano pozoalbense tiene que ver, evidentemente, con estas efemérides: “200 años con Don Bosco”. Así es como empieza el lema, aunque este claim va más allá y vuelve a invitar, como en ediciones anteriores, a vivirlo como sabemos: “Ven a celebrarlo en el Oratorio”.

Los niños y niñas que acuden cada tarde cuentan con su carné que entregan a sus animadores a la llegada y los recogen a la salida, ya con su sello que demuestra la asistencia diaria. Con toda seguridad existen carnés desde 1980. Al final, se canjearán los sellos por los vales que se podrán emplear en la Feria final con la tómbola y el servicio de bar y golosinas.

REPORTAJE GRÁFICO: RAFA SÁNCHEZ RUIZ

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada