Entrevista a Rosario Rossi, concejal por Pozoblanco en Positivo

“Soy Rosario Rossi, tengo 28 años, soy de aquí, del barrio de San Bartolomé, y soy abogada. He residido en Córdoba y en Valencia, y hace poco más de dos años volví a Pozoblanco, donde he decidido montar mi empresa, en la que llevo trabajando un año y medio como abogada especializada en nuevas tecnologías”. De esta manera se define Rosario Rossi, la concejala más joven del Ayuntamiento de Pozoblanco. 

Rosario Rossi (Pe+), junto a Santiago Cabello (PP) y Eduardo Lucena (PP)

¿Cómo está viviendo su aventura política? 
Aventura es la palabra. Con mucha responsabilidad y respeto.

¿Se esperaba la política así? 
Es así porque así hemos consentido que sea, pero puede ser de otra manera, y por eso precisamente yo decidí estar aquí. No voy a revolucionar el sistema desde dentro ni nada parecido. El sistema está hecho para que no haya mucha revolución, y menos dentro, pero al menos, allí donde pueda intentar hacer las cosas de otra manera para que no digamos la “política es así” con tono peyorativo. La política de cada uno es como cada uno quiera que sea.

¿Cuáles son sus concejalías? 
Cultura, Juventud, Archivo y patrimonio, y Biblioteca.

¿Se ha marcado algún objetivo? 
Saber irme.

¿Por qué hay poca gente joven en política? 
No creo que mi generación tenga el más mínimo interés en la política, en la misma medida que la política no lo ha tenido en mi generación. Partiendo de ahí, es totalmente lógico que la gente joven considere la política como algo alejado y ajeno.

¿Cómo explicaban a la gente lo que era Pe+? 
Como lo que es, una agrupación de electores, que se caracteriza por la pluralidad de sus componentes, pero que en la base está de acuerdo: Pozoblanco necesita un cambio. Pero desde luego no a cualquier precio.

¿Qué es lo que menos le gusta de la política? 
La mala política. Creo que es pronto para hacer un diagnóstico tan rotundo como para concretar en uno o varios aspectos. Me gusta la política, distinto es el sistema político que se ha instaurado en las últimas décadas.

¿Qué le contó su padre del 26 de septiembre de 1984? 
Mi padre hablaba siempre de esa fecha con mucho cariño. Por eso, a día de hoy, sigo siendo “la hija del que llevó a Paquirri”. Él siempre hablaba de ese día desde su perspectiva profesional. Era un trayecto que hacía varias veces al día, a la misma velocidad, pero nunca tuvo tanta repercusión, ni su labor se vio tan reconocida. A él le gustaba hablar de ese día, en la misma medida que le gustaba hablar de su trabajo, le encantaba su trabajo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada