Entrevista a Eusebio Muñoz, máximo responsable de la Familia Salesiana a nivel mundial

ANTONIO MANUEL CABALLERO 
POZOBLANCO

El sacerdote salesiano Eusebio Muñoz Ruiz (Pozoblanco, 1944) fue nombrado a principios de este año por el Rector Mayor de la Congregación responsable del Secretariado de la Familia Salesiana. Aprovechando que pasa unos días junto a su familia en Pozoblanco hemos hablado con él. 

Eusebio Muñoz en su casa de Pozoblanco. /SÁNCHEZ RUIZ

-¿En qué consiste ese nuevo cargo que va a desempeñar? 
La organización de gobierno a nivel mundial de los Salesianos se centra en la figura del Rector Mayor al que acompañan siete personas, entre ellos el ecónomo general, el vicario general, los responsables de pastoral juvenil, formación, comunicación social, etc., y entre ellos se encontraba el consejero para la Familia Salesiana. En un momento se decidió que esa figura desapareciera y asumiera sus funciones el propio Rector Mayor con un delegado que debía nombrar y me nombró a mí. En realidad, se me pide que desempeñe el trabajo del antiguo consejero bajo la dependencia del Rector Mayor.

-¿Es una tarea a nivel mundial? 
Así es, abarca a todos los rincones dónde están los Salesianos en el mundo entero. Como esa una figura que se ha creado nueva se pensó que tuviera una vigencia, en principio, de tres años.

-En la práctica, ¿en qué consiste la tarea de ser el responsable de la Familia Salesiana? 
Se centraliza en Roma y conmigo trabajan seis salesianos, responsables de los distintos grupos de la Familia Salesiana, al menos los que tienen una relación directa con los religiosos salesianos. Desde Roma se planifican estrategias o se organizan congresos y como lleva aparejado el encuentro personal también conlleva viajar porque es fundamental encontrarme con los inspectores de las diferentes regiones. Dentro de muy poco tendré que viajar a India porque mantendremos una reunión allí con inspectores de la India y los delegados allí de la Familia Salesiana. Así que este cargo me obligará a moverme y cuando el Rector Mayor lo requiera iré con él.

-¿Y cómo asume un cargo de tanta responsabilidad?
Es cierto que conlleva esa responsabilidad pero afortunadamente cuento con un equipo excepcional y con estas personas se trabaja muy bien y, además, hago uso de la fe y estoy convencido que el Señor y la Virgen me ayudarán. Con el respeto a la edad pero desde la tranquilidad se asume esta nueva función. Es un trabajo bonito y yo agradezco la confianza depositada en mí.

-Es usted el Salesiano de Pozoblanco que más alto ha llegado en la jerarquía de la Congregación. ¿Es consciente de ello? 
Desde luego que me alegra escuchar a mis paisanos decirlo y señalar que están orgullosos de ello. Yo lo agradezco. Puedo contar una anécdota que ocurrió el día que comuniqué que no continuaba con el trabajo que he hecho estos años. Es una comunidad internacional salesiana en Roma dónde había salesianos de 32 países y aproveché, por la fiesta de San Juan Bosco, para anunciarlo en un momento de distensión y se produjo un silencio conmovedor que duró varios minutos. El vicario me dijo di que te vas en junio no ahora y cuando lo hice saber un coreano dijo en tono de broma junio del 2016 verdad, pero la verdad es que es en junio del 2015. Y en definitiva esas personas con las que había trabajo me dijeron que les sentaba mal mi marcha pero aseguraban que estaban orgullosos de que uno de sus amigos hubiera sido elegido para el nuevo cargo.

-¿Cuándo llegó a Roma? 
Hace 9 años que me llamó el Rector Mayor. Cuando se iban a unificar las inspectorías de Córdoba y Sevilla me encargó la inspectoría realizar esa unificación y entonces hubo una relación continuada con el Rector Mayor que me dijo que mi trabajo podía haber sido muy valioso en Roma y lo que iban a ser tres años se ha ido prolongando.

-¿De qué se ha encargado estos años? 
Yo nunca había tenido experiencia de trabajar en ambientes internacionales pero la experiencia ha sido excepcional, de las más bonitas de mi vida. En el recinto de la Universidad Salesiana, dónde hay entre 350 personas entre profesores y alumnos, yo he estado junto a los salesianos que acudían a hacer su licenciatura o el doctorado. Encontrarte con personas del mundo entero ha sido una experiencia única, entre ellas las de Oriente como chinos, japoneses, coreanos, tailandeses o vietnamitas que tienen una manera de captar la realidad que enriquece la nuestra. Lo cierto es que al final todos somos salesianos.

-Algún paisano que ha viajado a Roma ha requerido sus servicios como guía en el Vaticano ¿verdad? 
Sí cierto (sonríe) pero yo soy un guía bastante costoso pero a los paisanos no les cobro el IVA (ríe). Ahora estaré en la Casa General, que está en la Vía de la Pisana 111.

-¿Qué nos puede decir del Rector Mayor? 
Conocí a don Ángel Fernández Artime cuando estábamos ambos en España también con puestos de gobierno. Es una persona extraordinaria que aporta muchos elementos. Es dialogante, cercano y es un hombre con gran capacidad de gobierno. Es una fortuna para nuestra institución contar con él al frente.

-¿Y del Papa Francisco? 
He tenido la fortuna de encontrarme con él en dos ocasiones con motivo de la misa de Santa Marta y me impresiona su jovialidad. Ha acercado la figura del papado y su trayectoria es espectacular. Además, está haciendo cambios en la Iglesia de calado y ha dejado contentos a intelectuales, a políticos, a pobres, a ricos y es una persona que no engaña y se expresa como es. Es impresionante cuando recorre la Plaza de San Pedro y como la gente le quiere y él se acerca a todos de corazón. Su sencillez también llama la atención. Es una bendición de Dios para la Iglesia.

-¿Cuándo se marcha? 
El día 24 regreso a Roma, luego en Turín estaré en agosto con los Congresos que allí se celebran. Me siento orgulloso de ser tarugo y gran parte de los que yo soy se lo debo a mi familia, a los Salesianos y a la gente de mi pueblo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada