Pequeño homenaje al poeta Juan Escribano

ANTONIO ÁNGEL MORENO TREMP (Lleida)


AMIGO JUAN: Ya han pasado unos meses de tu muerte y por circunstancias que no vienen al caso, no me ha vagado para hacerte un pequeño homenaje a tu persona y obra. Tiempo habrá para hacerlo más detalladamente; ahora estoy liado con la Antología de nuestro buen amigo Diego. Tiempo habrá de hacerte un homenaje a lo grande.

Nos unía una amistad que se forjó desde tu venida a Pozoblanco desde Madrid, donde habías fijado tu residencia y con motivo de tu jubilación. Pocos años pero intensos ya que debido a la distancia nuestra correspondencia y nuestras llamadas era casi mensuales. Y cuando tenía la suerte de visitar nuestro Valle, menos de lo que yo deseaba, charlábamos largo y tendido sobre nuestras inquietudes literarias principalmente, si bien es verdad que últimamente duraban poco debido a tu larga enfermedad que no pudiste dominar a pesar de tu lucha constante.

"El llanto quiebra alegría
agravando la armonía
de sentir y de vivir
Es la ciega melodía
donde se aprende a morir,
un poco cada día."

Quisiera ahora hacer referencia a su obra literaria de forma somera, la mayoría en verso. Juan era un poeta temperamental, su estilo directo. Era un apasionado de la rima. Son poemas sencillos. Alguien dijo de ellos... “son como arpegios que culminan en una exaltación del susurro o del eco...” Podemos distinguir en sus versos la sonoridad y la galanura en los vocablos empleados. Sus temas son variados pero se nota su andalucismo que es su forma de significar su procedencia.

"La tarde se está embriagando 
de arquitectura torera, 
y el arte junto a la fiera 
con la muerte va jugando..."

Otras de sus características son los temas religiosos dedicando uno de sus libros (Vida, luz y realidad)... "que se acerca a nuestra ventana abierta y receptiva de nuestra fe..."

Ha pasado la mitad de su vida en Madrid donde fundó las “Tardes pozalbenses”. Fue panadero en su juventud pero al mismo tiempo estudiaba contabilidad y otras disciplinas del mismo ramo y es en la mili cuando se aficiona a la poesía(en cada carta que escribe a Tomasa, la que sería su mujer; le dedicó uno de sus poemas haciendo alusión a su oficio de pintora de mantones.

“Ese mantón que tú pintas
de seda y de filamento
qué frescas tiene las rosas,
qué bellos los limoneros”

Deja la panadería y desgraciadamente la poesía y se pone a trabajar en diferentes empresas de contable. Marcha con toda la familia a Madrid, volviéndose a encontrar con la poesía, dando recitales en tertulias, centros culturales, otra de sus facetas que cultivó. Fue galardonado con diferentes premios.

Acercamos a la obra de Juan Escribano es acercarse a las raíces que nos unen y
nos relacionan a nuestra tierra Sus obras editadas son:”Fascinación, “Arco iris de romances” “Vida, luz y realidad”, “Relatos y poemas"

"Dile a la luna que venga
con su blancura redonda,
y se detenga el aire,
entre perfiles de sombras
para poner en tu pelo
la plata de su corona"

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada