Ni tanto ni tan calvo

“EL MARUSA”
POZOBLANCO

Por fortuna he tenido la ocasión de conocer dos etapas de la vida totalmente muy distintas. Siempre he intentado convivir con ellas y llevarlas lo mejor posible, de ninguna de éstas, gracias a Dios, puedo tener queja alguna, por lo que no me voy a decantar por ninguna en especial. Dicho veredicto, lo dejo a elección de nuestros apreciables lectores.

Hay un viejo refrán que dice: Las comparaciones son odiosas. Yo haré una excepción de éste, basándome en dos palabras m´uy sencillas “lo práctico y lo bonito”

¿Qué es más bonito? Bautizo con traje prestado o con uno que todavía no has pagado

¿Qué es más práctico? Comunión a lo grande que no puedes responder ($) o con la estampa de casa en casa para recoger

¿Qué es más bonito? Novia que tardabas mucho en darle el primer beso, o estar hasta las pelotas de “hacer sexo”

¿Qué es más práctico? Ganarte el pan con el sudor de tu frente, o estar viviendo a costa de otra gente

¿Qué es más bonito? Casamiento donde vas con la ilusión de hacerlo por vez primera, o habiéndolo hecho los dos antes con cualquiera

¿Qué es más práctico? Tener trabajo para un bienestar, o en el paro sin ganar suficiente y no poder cotizar.

¿Qué es más bonito y elegante? Dar el asiento y la calzada a una mujer o, con esto de la igualdad, el que la coja para él

¿Qué es más práctico? Que tus padres o maestros te dieran un tirón de orejas por tu mal comportamiento, o dejarlo, pelillos a la mar sin tu arrepentimiento

¿Qué es más bonito? Recortar un poquitín el ocio y bienestar, o seguro el mismo ritmo y las hipotecas sin pagar

10º y por último, ¿Qué es más práctico? Que paren un poco las grandes máquinas que han inventado, “carajo”, que dejan a medio mundo parado

De estas dos vidas tan distintas podemos sacar en concreto algo, pues como dije al principio... Ni tanto, ni tan calvo. No soy quién para juzgar, pero sí para comparar en las que, por suerte, nunca me sobró nada pero sí tuve lo suficiente. Juzguen ustedes.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada