Desde mi ventana de Southampton. Volver a empezar... Otra vez

Miguel Cardador Manso

Todos tememos aportar cambios en nuestra vida, salir de nuestra zona de confort en la que creemos estar, pero, ¿qué sería de este mundo, sin todos aquellos que decidieron saltar la barrera o los conceptos de la sensatez, para iniciar una aventura alocada que se convirtió en memorable, épica y de ejemplo a seguir?

En este país nuestro, hay miedo al tropiezo. La persona que fracasó en un proyecto es mal vista, a diferencia de otros países donde es preludio de éxito. Y es que está claro, que así es como más rápido aprendemos.

Ya vale de decir y aportar lo mal que está todo. De escuchar a entendidos explicando porque estamos así. ¡Llegó la hora de contribuir con nuevas ideas para salir del pozo! Si algo aprendí de las clases de Historia, es que las crisis son cíclicas. Periodos de tiempo donde la gente se reinventa y la mente aporta un plus de iluminación para salir de ellas. Grandes movimientos como la Revolución Francesa o el Siglo de Oro Español tienen algo en común. Ocurrieron después de una época donde unos pocos engordaban sus bolsillos y barrigas, mientras gran parte del pueblo moría de hambre, ¿os suena?

Si ellos lo consiguieron, el potencial que tenemos para renacer con la cantidad de materia prima que llevamos guardando durante estos ocho años que van ya de tiempos oscuros, es brutal.

Sin ser experto en economía, veo claro que ni el actual sistema capitalista y tampoco anteriores modelos económicos de demostrable fracaso son la solución. Esta está en volver a empezar con un nuevo modelo económico.

Por desgracia, yo no tengo la llave para abrir la puerta hacia este nuevo régimen. Pero sí creo que para este cambio, quizás lo primero y lo que más ayudaría, sea volver a comportarnos como seres humanos y pulsar el botón de reset de nuestros valores éticos y morales. Pues al analizar la raíz de los grandes problemas de la humanidad, la avaricia que tenemos dentro de nosotros ha estado como actriz principal. Nunca estamos contentos con lo que tenemos y siempre queremos más. Sin importarnos los restos que dejemos en el camino.

Un ejemplo de reinventarse, es este proyecto que hoy comienza. No son buenos tiempos para la lírica en lo referente a la prensa española. Pero mejor intentar volver a empezar otra vez con una nueva propuesta, que quedarse en el pensamiento negativo de lo imposible.

Remanguémonos las manos de la conciencia y el pensamiento para volver a empezar a construir un porvenir mejor para todos. Este año la mente tendrá que trabajar duro. Sobre todo a la hora de decidir donde vamos a colocar nuestro granito de arena en forma de voto, en el “hat-trick” de elecciones que están por llegar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada